No dejes que tu perro coma huesos

952 31 76 92
No dejes que tu perro coma huesos

Por nuestra experiencia como clínica veterinaria de Málaga sabemos que uno de los temas que más preocupa a los propietarios de perros y gatos es el de la alimentación de sus mascotas. Es cierto que la gran mayoría de nuestros clientes confían en nuestro criterio y siguen las recomendaciones que les hacemos sobre la mejor comida que le pueden dar a su mascota, ya sea piensos secos o comidas enlatadas.

Pero relacionado también con la alimentación y sobre lo que recibimos muy pocas consultas es sobre esos otros alimentos que reciben esporádicamente como premios, como golosinas o incluso como regalo sorpresa. Ya hablamos hace algún tiempo de alimentos que nunca se le deberían dar a un gato, y le ha llegado el turno a los alimentos que jamás debería comer un perro, por mucho que la tradición y los refranes apuntan que les encantan. Nos referimos a los huesos.

Podríamos hablar de decenas de casos de perros que han visitado nuestra clínica veterinaria en Málaga por problemas, en algunos casos muy graves, ocasionados por haber comido huesos. Los huesos de pollo, cuando el perro los muerde, se rompen en pequeños fragmentos, afilados como agujas que se van clavando a lo largo del tubo digestivo causando hemorragias y dolores terribles.

Sean del bicho que sean, el estómago de un perro no tiene capacidad para digerir los huesos, de modo que, al finalizar la digestión, tiene que expulsarlos. Y el orificio de salida no tiene el tamaño suficiente por lo que producen, heridas graves en el ano o hay que sacarlos en el quirófano.

Desde SOS Animal Catycan te lo diremos las veces que sea necesario, pero por su bien, no le des nunca huesos a tu perro.